Saltar al contenido

¿Cuál es el significado del Trick or Treat (Dulce o Truco)?

Cuál es el significado del Trick or Treat - Dulce o Truco

Dulce o trucotruco o tratodulce o travesuratruco o trueque, o treta o trato (trick-or-treat en inglés) es una actividad de Halloween en la que los niños recorren las casas de su vecindario disfrazados, pidiendo dulces con la frase «¿dulce o truco?», «dulce o travesura», «¿truco o trato?» o «¿me da mi calaverita?». El truco es una amenaza de broma a los dueños de la casa en el caso de que no se proporcionen golosinas.

Esta práctica tendría origen en la tradición de pedir el «soul cake» (pan de almas) en Gran Bretaña o Irlanda en la Edad Media. A su vez la tradición de pedir el «soul cake», o «trick or treat», sería el equivalente a la tradición portuguesa de pedir el «pão-por-deus», (también llamado «santoro», o «bolinhos»), mencionada por primera vez en el siglo XV, (en algunas regiones del interior de Portugal era tradición que los niños llevasen una calabaza con una cara tallada y una vela en su interior para iluminar) ​y la tradición gallega de pedir el «migallo», ​ya en Blanes se llamaba «limosna» y en Ibiza era costumbre entre los jóvenes recorrer las casas pidiendo comida en sufragio de las almas.

Esta tradición, de origen anglosajón, tiene referencias que datan incluso desde el siglo XV, pues dicha práctica tendría origen en la tradición de pedir el “soul cake” (pan de almas) de Gran Bretaña e Irlanda realizada en la Edad Media, según el libro Plants of Life, Plants of Death de Frederick J. Simoons.

Se trataba de una festividad en donde niños y vagabundos pedían ‘pan de almas’ a cambio de los cuales rezarían por el alma de los fallecidos de la familia que les dio el pastel, para que así, si se encontraban en el purgatorio, pudieran salir de allí.

Aunque la celebración “dulce o truco” como tal, tiene su origen en EU en 1920, pero se popularizó por la campaña Trick-or-Treat para la UNICEF en 1950.

En México esta tradición se difundió aunque con una variación en el nombre, ya que aquí los niños piden su ‘Calaverita’ y aprovechan estas fechas tanto para celebrar a los difuntos y recordar a sus familiares fallecidos como para recibir muchos dulces.

El 31 de octubre al anochecer, Halloween entra en su apogeo. Una de las costumbres más arraigadas la noche de Halloween entre los niños (y mayores) es utilizar disfraz, cuanto más terrorífica y esperpénticamente mejor, y recorrer las calles al asalto de las casas del barrio. Las pandillas de niños van por la calle con sus calabazas, llaman a las puertas y cuando el inocente visitado abre la puerta, lanzan el grito unánime «trick or treat, trick or treat». La tradición exige que el inquilino de la casa ceda a este terrible chantaje, regalando a los niños todo tipo de dulces y golosinas de Halloween, haciendo, pues, trato (treat) con ellos. De no obrar de esta manera, el vecino moroso se expone a las temibles travesuras (tricks) de los chiquillos disfrazados de esqueletos, zombies, vampiros, momias o brujas. 

   Esta costumbre, trick or treat, debe su origen a la persecución de los protestantes contra los católicos en la Inglaterra de los siglos XVI y XVII. 

El «dulce o truco» fue uno de los últimos elementos que fue asociado a la celebración del Halloween en los Estados Unidos. Los primeros registros datan de 1920, ​pero sólo comenzó a ser popular y se difundió en los Estados Unidos después de la campaña Trick-or-Treat para la UNICEF en 1950.

Se ha generalizado la traducción libre «truco o trato» o «treta o trato» de «trick-or-treat», basada en establecer una paronomasia o juego fonético al estilo del original, al igual que se ha hecho en otras lenguas. En realidad, en el «trick-or-treating» no se trata de un truco propiamente dicho, sino más bien de un susto, una broma o una travesura. Tampoco se plantea hacer ningún «trato», sino que se pide «un regalo» («a treat«), normalmente un dulce o una golosina. Por lo tanto, una traducción más literal, basada en su sentido, sería «travesura o dulce», «susto o dulce», «broma o dulce», «susto o golosina»…, pero se trata de un juego de palabras en inglés que admite diferentes traducciones, ninguna de ellas realmente fiel al original, ni en sentido ni en fonética.

La actividad es muy popular en los países anglosajones como Estados Unidos, Canadá, Reino Unido e Irlanda, entre otros. Desde fines del siglo XX, la práctica se ha extendido a varios países no anglófonos, en particular de Europa y de América Latina.

En países como Estados Unidos, Canadá, Irlanda, en algunas zonas de México o en Inglaterra es habitual que la tarde-noche de Halloween los niños vayan disfrazados casa por casa pidiendo “treats“, es decir, dulces, galletas o caramelos, aunque en algunos países se ofrecen a veces monedas de poco valor.

La frase habitual que usan los niños es Trick or treat.

No me gustan mucho las traducciones, creo que siempre ese pierde parte del significado por el camino, pero sería algo así como “Travesura o Recompensa (en forma de algo dulce y placentero)”

En español Trick or treat se traduce como “Truco o Trato”. Una traducción a mi parecer bastante libre que lleva a confusión.

Mis hijos el otro día me preguntaban por ella, no entendían que significaba ni truco ni trato en ese contexto.

Y a mi me costó bastante explicárselo… Estuve un rato navegando en Internet y luego con ellos charlando sobre el tema. Vamos, que fueron ellos gracias a su pregunta los que me dieron la idea de escribir este post para aclararnos un poco.

“Trick” sería una travesura. No es un “Truco”, ni de magia ni de otro tipo como pensaban mis hijos, sino en cierto modo es una amenaza velada hacia el propietario de la casa. Si no les da treats, es decir, dulces, los niños harán una pequeña travesura.

Así que tampoco es exacta del todo la traducción de “Treat” por “Trato”. Porque aunque sí podemos traducirlo por Trato, sería un trato dulce en todo caso, una recompensa deliciosa.

El origen del trick-or-treating

Como el otro día os comentaba mi amiga Gauri al hablaros del origen de la festividad de Halloween, muchos historiadores creen que esta celebración tiene raíces Celtas, con la celebración del final del verano, el Shamhain.

Los celtas creían que en esta noche de Samhain (hoy, Halloween), los espíritus de los muertos volvían a visitar el mundo de los vivos. Solían pedir alimentos de casa en casa para reunir suficiente y colocarlos en ofrendas a sus dioses, lo que hoy es conocido como el “trick or treat” donde los niños, disfrazados, van de casa en casa pidiendo dulces.

Al llegar el cristianismo, esta fiesta pagana celta del 31 de octubre, derivó en el Día de Todos los Santos (“All Hallow’s Eve”) de ahí la expresión actual de Halloween.

Se tienen datos de que ya se recogía comida la noche de Halloween en el s. XVI tanto en Irlanda como en Gran Bretaña. Los niños disfrazados recitaban pequeñas poesías o canciones a cambio de que les dieran algo de comer (“soul cakes“) o de beber.

En Estados Unidos parece que se estableció como costumbre a partir de 1920.

En el resto del mundo comenzó a extenderse desde 1930, teniendo un gran auge desde los años ’50 cuando una familia de Pensilvania decidió organizar una recogida de alimentos a favor de UNICEF utilizando el truco o trato como gancho. La campaña tuvo gran difusión y tras ella los medios de comunicación adoptaron esta celebración con entusiasmo y el trick-or-treating se convirtió en una de las principales celebraciones que tienen lugar en Halloween.

Sea como sea, la tradición de que los niños salgan disfrazados a pedir comida por las casas está muy extendida en los países de origen anglosajón y cada vez más por el resto del mundo.

En nuestra vecina Portugal, por cierto, se conoce esta tradición desde el s. XV. Los niños van de casa en casa el día de todos los Santos con una calabaza tallada e iluminada pidiendo el  “Pão-por-Deus”.